Prensa


HelloWine: el vino se estudia sorbo a sorbo – LUN

LUN

‘Más que una suscripción de vino, un recorrido vitivinícola para espíritus exploradores’. Así se presenta HelloWine, club on-line de cajas mensuales a elegir. Con una revista mensual, ‘Salú’, y un sistema de caja de cuatro medias botellas (375 cc.) –por el precio de dos normales- de distintas propuestas: vinos artesanales, temáticos, orgánicos, premiados o especiales. Con precios que parten de $10.990.

No basta con leer de vinos: hay que beberlos. Primero, los básicos. Luego un recorrido por diferencias y matices de cepas, terroir, valles, cultivos, elaboraciones. ¿Qué vino para la parrilla, el asador, el cordero o el wagyú? Junte amigos, compare en directo y descubra las identidades de nuestros vinos.

La revista ‘Salú’, de este mes, se preocupa de ‘los tintos para la parrilla’. Fiestas Patrias es excusa para experimentar con variedades, tintos jugosos y rústicos que se suman al omnipresente cabernet sauvignon, en cepas que tal vez no conozca, como el carignan, el cinsault, la garnacha. Además del desplazado pipeño de uva país, que ha vuelto en gloria y majestad, con clase mundial por obra y gracia de Miguel Torres, con su Estelado Rosé, top mundial. Esa es la consigna: atreverse a probar armonías y contrapuntos y sabores que se ignoran.

Para compartir o para beber ofrecen dos tipos de cajas: la Clásica, que especifica etiqueta, valle y añada de cuatro botellas, características de cepa y aromas (en septiembre, los carmenère Adobe de Emiliana 2015, Special Release Aresti 2014, La Capitana Viña La Rosa 2014, Reserva Cuvée Casa Silva 2013).Y la caja Explorer, se atreve con carmenère Massal 1945 Clos de Luz 2015, carmenère Gran Cuvée Espino William Fèvre 2011, syrah TH Undurraga 2014 y syrah reserva Falernia 2013).

Hicimos la experiencia con Domingo Cruzat, Ceo y fundador del proyecto en el buen restaurante Bautista de Nueva Costanera. Una aflautada copa de espumante Metz, francés, escoltó con estilo unos hermosos langostinos grillados, para comenzar. Luego un pinot noir Visionary Capitán Pastene lució su versatilidad con empanadas de wagyú. A continuación un Laberinto Colbún, sauvignon blanc, demostró que acompaña con gracia una fresca ensalada del huerto. El syrah T.H. de Undurraga combina muy bien con un garrón de cordero. Un chardonnay Malvilla fue capaz ante el congrio. Para un digno final: el notable carignan Garage, de Maule, de memorable aroma y sabor culminó la experiencia con un charquicán a otro nivel, con las técnicas del siglo XXI. Así da gusto estar en clase.

www.hellowine.cl

LUN

Deja un Comentario