Recetas

2 Enchuladas al Puré

img_4047 (1)

Uno con tocino crocante, cebolla acaramelada, crema ácida y un toque ahumado; y el otro extra verde, con un concentrado de espinacas, cilantro, ciboulette y ají verde.

Extra Verde

  • 6 papas grandes
  • 3 tazas de hojas de espinaca (sin los tallos)
  • 2 puñados de hojas de cilantro fresco
  • 1 ají verde
  • ½ atado de ciboulette
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • ½ taza de crema

Pela las papas y cuécelas hasta que estén muy blandas, casi empezando a deshacerse. Mejor si usas una olla a presión… estarán listas en la mitad del tiempo.

Por mientras, lava bien las hojas de espinaca y sin secarlas ponlas dentro de una olla chica. Prende el fuego al mínimo y tapa la olla.

Deja cocinar por alrededor de 5 a 7 minutos, revolviendo de vez en cuando, hasta que las hojas estén blandas y hayan reducido su tamaño, quedando casi como una pasta verde oscura y densa.

Traspasa al recipiente de la mini pimer o de la licuadora. Agrega la mitad del cilantro, la mitad del ciboulette, y unas pizcas de sal y pimienta.

Licúa bien hasta dejar una pasta suave y homogénea.

Pica el ají verde en cubitos y échalos en un pocillo. Agrega un chorro de aceite de oliva y deja reposar. Pica el resto del cilantro y del ciboulette.

Cuando las papas estén listas, déjalas secar con su propio calor sobre un colador, por más o menos 1 minuto.

Luego pásalas por una prensa para papas, dejando caer todo dentro de un bol grande. Mientras haces eso calienta la crema en el microondas a potencia baja.

Cuando termines con la prensa, sin perder tiempo para que el puré no se enfríe, agrega la crema caliente, la mantequilla y varias pizcas de sal. Bate con batidora eléctrica a velocidad alta por 2 a 3 minutos.

Desmonta el bol de la batidora y agrega la pasta verde, el ají junto al aceite, y el resto del cilantro y ciboulette. Toma una espátula de goma y con movimientos suaves y envolventes, incorpora con el puré.

No sobremezcles, de modo que queden trazos de pasta verde más concentrados en algunas partes.

Sirve inmediatamente. Si lo vas a guardar, tápalo al tiro para que no pierda humedad.

Ahumado con Tocino y Cebolla Acaramelada

  • 6 papas grandes
  • 6 lonjas de tocino ahumado
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de azúcar rubia
  • 1 paquete de crema ácida
  • ½ cucharadita de humo líquido (pasillo de las salsas de soya)
  • ½ atado de ciboulette

Prepara las papas al igual que en la descripción anterior.

Por mientras, en un sartén a fuego medio, dora el tocino en su propio aceite. Cuando esté bien dorado, pon las lonjas sobre un plato con papel absorbente.

Deshazte de casi todo el aceite que quede en el sartén, reservando aproximadamente una cucharadita. Traspasa ese resto a una olla chica.

Corta la cebolla en pluma. Calienta la olla con el resto de aceite a fuego fuerte y echa dentro la cebolla. Incorpora bien por 1 minuto, luego tápala y baja el fuego al mínimo. Deja cocinar así por 5 minutos, de este modo la cebolla se cuece en su propio jugo.

Cumplido el tiempo, vuelve a subir el fuego. Agrega el azúcar y comienza a saltear sin parar de revolver. El jugo de la cebolla se va ir evaporando y de a poco la cebolla se va a ir dorando en el azúcar.

Cuando esté blanda y dorada, apaga el fuego y deja reposar.

Pica el tocino en cubitos y pica también el ciboulette. Deja todo a mano.

Al igual que en la receta anterior, cuando las papas estén listas, déjalas secar con su propio calor sobre un colador, por alrededor de 1 minuto.

Luego pásalas por la prensa para papas, dejando caer todo dentro de un bol grande. Mientras haces eso calienta la crema ácida en el microondas a potencia baja.

Cuando termines con la prensa, sin perder tiempo para que el puré no se enfríe, agrega la mantequilla, la crema ácida caliente y varias pizcas de sal. Bate con batidora eléctrica a velocidad alta por 2 a 3 minutos.

Desmonta el bol de la batidora. Echa dentro el tocino, la cebolla acaramelada y el ciboulette. Deja aparte un poco de cada uno para decorar al final. Agrega el humo líquido.

Toma una espátula de goma y con movimientos suaves y envolventes, incorpora con el puré.

No mezcles mucho, la idea es que queden distintas concentraciones de los ingredientes dentro de la mezcla.

Decora con lo que dejaste aparte y sirve inmediatamente. Si lo vas a guardar, tápalo al tiro para que no pierda humedad.

Deja un Comentario