Reportaje & Actualidad Vinos

Breve historia de la Pedro Ximenez chilena

Pedro Ximenez_Jerez de la Frontera_blog

Hace menos de tres meses circulaba por la redes sociales un nuevo vino blanco. Algunos le llamaron el vino misterioso. Nadie sabía quién lo hacía y de dónde venía. El vino en cuestión se llama Colectivo Mutante PX #1 elaborado con la variedad Pedro Ximenez del Valle del Limarí.

La viña Falernia, en el Valle de Elqui, también elabora un vino con la misma uva, siendo ambos productores los únicos reconocidos hasta el momento que etiquetan el vino 100% con la variedad.

En España, específicamente en la región de Jerez, la Pedro Ximenez se usa para elaborar vinos fortificados que llevan el mismo nombre de la variedad y que luego de la cosecha se asolea para aumentar su riqueza en azúcares. La fermentación se interrumpe por la adición de alcohol vínico, obteniendo así un vino dulce natural.

Los Pedro Ximenez españoles se distinguen por mantener un buen equilibrio entre la fresca acidez frutal y el aterciopelado dulce del paladar. La zona de Montilla-Moriles es la mayor productora de Pedro Ximenez en España y la región coincide con Jerez en el modo de clasificar sus vinos (finos, amontillados y olorosos, entre otros), pero con una gran diferencia: en los vinos de Jerez, la uva principal es la Palomino, mientras que en los de Montilla-Moriles la Pedro Ximenez.

Lo cierto es que no hay ningún parentesco entre la Pedro Ximenez chilena y la española. “La historia tiene muchos errores”, me dice Cédric Nicolle, enólogo del Colectivo Mutante. “Las variedades son distintas, incluso si las miras no tienen nada que ver. Por alguna razón que se desconoce, alguien empezó llamarla Pedro Ximenez y así otros productores y gente del campo chileno en el norte continuaron llamándola”.

Lo que si se sabe es que la supuesta Pedro Ximenez es un cruce entre Moscatel de Alejandría y País y que tanto la uva que crece en Chile como en Argentina tienen muchas similitudes. Lo que más se avanzó en Chile para cambiarle el nombre fue tratar de reemplazar la X por la J pero no se concretó.

El resultado del PX #1 es un blanco simple, fresco, fácil de tomar, muy veraniego, floral y con un leve toque amielado. Ese es el tipo de vinos que se pueden conseguir con la Pedro Ximenez que crece en los viñedos del norte, un camino muy distinto al que llegaron los españoles.

Deja un Comentario