Sobremesa Vinos

Casablanca: El valle que transformó los vinos blancos

Sobremesa_abril_1

El Valle de Casablanca nace gracias a la inquietud de algunos enólogos durante la década de los ’80. Uno de ellos, Pablo Morandé, en ese entonces enólogo de la viña Concha y Toro, estaba en búsqueda de un valle con características que permitieran cultivar variedades blancas de clima más fresco.

Fue a partir de 1985 cuando el valle se dio a conocer con vinos como el Sauvignon Blanc y el Chardonnay, variedades extensamente cultivadas hasta el día de hoy.

Además de la labor de Pablo Morandé en el desarrollo de Casablanca, influyó también la del enólogo Ignacio Recabarren, que tenía el convencimiento de las aptitudes de la zona para la producción de uva de calidad para vinos blancos. Posteriormente, llegó el turno de los tintos como el Pinot Noir, cepa que necesita de un clima más fresco como el de Casablanca (también Leyda, Limarí, Elqui) para una madurez óptima y así competir con otros del resto del mundo, como Francia y Nueva Zelanda, entre otros.

Más tarde vendría el boom del Syrah (que tuvo su apogeo en Australia), logrando excelente resultados para la cepa, con vinos más frescos y especiados, muy distintos a los que proveían de regiones como Aconcagua, Maipo, Colchagua y Cachapoal.

Hoy, después de 30 años, podemos encon- trar variedades que van desde el Sauvignon Blanc, pasando por el Pinot Noir y hasta el Merlot, Malbec o Cabernet Franc, con una gran diversidad de estilos enológicos.

Te gustaría probar Vinos de Casablanca? Winebox Chardonnay

Deja un Comentario