Reportaje & Actualidad Vinos

Casablanca v/s Leyda

Leyda para web

Identificados con la producción de vinos blancos, los valles costeros de Casablanca y Leyda, reciben una influencia importante de las brisas marinas desde el océano Pacífico que favorece una maduración lenta de la fruta, ayudando a cuidar aromas y sabores.

Ambos valles miran hacia el mar y coincidentemente ninguno de los dos está asociado a un río en particular, como sí ocurre en otras zonas de Chile. Leyda, a diferencia de Casablanca, llega hasta la misma costa del Pacífico. Gracias a la fuerte influencia marítima, el clima es fresco y húmedo, con menos diferencias térmicas y ausencia de heladas en primavera, las que sí se dan en Casablanca y que hace dos años atrás afectaron a un 30% de los viñedos del valle.

Casablanca está ubicada 40 kilómetros hacia el oeste de Santiago y forma parte de la Red Mundial de Capitales del Vino, grupo que tiene como objetivo promover el turismo, la cultura y el intercambio comercial entre sus miembros. Fue en 1985 que el enólogo Pablo Morandé mostró los primeros Sauvignon Blanc que se produjeron en la zona, valle de clima más frío y que pronto acogió otras variedades como el Chardonnay, el Pinot Noir y más tarde Syrah y Cabernet Franc.

Tradicionalmente ligado a la ganadería y el trigo, Leyda es uno de los valles más jóvenes de la vitivinicultura chilena. Se ubica a unos 90 kilómetros en línea recta desde Santiago. Es una de las áreas más importantes de una zona más ampliada, como es el Valle de San Antonio. Los pioneros en plantar parras fueron criticados por su audacia. Hoy la apuesta está hecha y varios de sus vinos destacan por ser frescos y minerales, con mucha identidad de lugar.

Tanto en Leyda como en Casablanca cepas tintas como el Syrah, el Pinot Noir y el Malbec han encontrado una sintonía más fina en la calidad de los vinos, comparados con otras etiquetas que provienen de lugares más cálidos, como Colchagua. Para algunos Leyda es una pequeña joya con un gran potencial que aún está desarrollándose. Mientras tanto Casablanca crece como oferta turística, con algunos de los vinos más interesantes de los últimos años en Chile.

Deja un Comentario