El Objeto del mes Relajo

El Delorean

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un fracaso comercial que viajó al futuro.

Hace un par de semanas, específicamente el 21 de Octubre, se conmemoró la fecha en que Marty McFly y el “Doc” Emmett Brown, viajaron en el tiempo como parte de la película “Volver al Futuro II”. Dicha trilogía se ha transformado en una saga de culto, deleitando a numerosas generaciones. Y a raíz de ella, vieron la luz objetos venerados como el hoverboard, las zapatillas Nike MAG, y el vehículo que permitió a sus protagonistas trasladarse a distintas épocas, el Delorean.

La historia de este auto es tan apasionante como la cinta que lo llevó a la fama. El Delorean DMC-12 nace producto de la pasión de su creador, John Delorean. John era Vicepresidente de General Motors, pero sus sueños por crear su propio vehículo, lo llevaron a levantar su homónima empresa. En 1976 diseña el primer prototipo y decide emprender su producción en masa. Al ser incapaz de conseguir financiamiento en Estados Unidos, acepta un subsidio del gobierno Irlandés, e instala su fábrica en ese país. Una decisión pintoresca, ya que el mercado al cual apuntaba era el americano (que a diferencia de el Reino Unido, usa el volante al lado izquierdo).

Los primeros Delorean se vendieron en 1981, destacándose por sus puertas estilo “alas de gaviota” y su carrocería de acero inoxidable sin pintura. Lamentablemente, en esos años, Estados Unidos se encontraba inmerso en una profunda recesión económica. Las ventas fueron un fracaso, y después de un año, luego de producir 9.000 unidades, la compañía quebró. Y sumando fatalidad a su biografía, John fue enjuiciado por tráfico de drogas. Para su mala fortuna, “Volver al Futuro I” se estrenó en 1985, transformándose en un éxito de taquilla y catapultando al Delorean como un ícono de la cultura popular.

Deja un Comentario