El Servirsen Gastronomía

Emporio Victoria: Sobre papas fritas y Tina Turner

blog_elservirsen_julio

Hay tantas cosas que me gustan de este lugar que no me importa que les cueste tanto soltar el ketchup o que a veces tu ropa queda como si trabajaras en el Doggis.

Primero: el Emporio Victoria queda, literalmente, a 11 pasos de mi escritorio y desde la ventana alcanzo a leer el menú. Siempre está la opción de bistec a lo pobre con papas fritas. Estas papitas son largas y gruesas capaces de cambiar el canal de una TV antigua, pero la mayoría son bien ricas y fritas. A veces me dan cazuela, otras charquicán o pollo con puré o chapsui. Nunca ha llegado a mis garras un plato que haya tenido que dejar de lado, tal vez no es el mejor bistec pero alcanza a rellenar el estanque con algo de cariño. El menú antes venía con entrada, fondo, postre y bebida y costaba $2.990 pero ahora hicieron un menú mundialero que consiste en sacarle el postre y cobrar $2.450.

Me da pena igual porque los menú con postre te obligan a comerlos y así no te tienes que sentir mal comprando uno aparte. Ojo que las porciones no son monstruosas. El emporio es almacén a su vez y venden productos dos en uno, huevos duro, helados y pastelitos de calidad regular pero muy sabrosos.

Hemos ido tanto que algunos ya tienen una cuenta de fiado y tenemos tallas internas con las niñas colombianas que atienden, unas personas adorables y serviciales. Pero, finalmente, lo mejor que tiene esta internacional picada es que su dueña, una señora argentina rubia con grandes curvas, es la doble oficial de Tina Turner en Chile y algunos viernes sale con micrófono a su vereda para cantarle a los clientes y a los mecánicos que pasan.

Estas cosas me causan un goce en el alma, además de mucha risa y diversión. Hay veces que un plato se arregla bastante con lo que pasa alrededor y éste es un buen ejemplo.

Emporio Victoria, Sucre 320, Ñuñoa.

Deja un Comentario