Prensa Sin categoría

Entrevista El Mercurio

view-MERCURIO-portada

 

Ron Stewart se quedó con el 30% del emprendimiento de origen chileno:

Con la entrada de socio neozelandés, HelloWine pone un pie fuera de Chile y se prepara para expandir su modelo

Solo en el mercado interno, el club de vinos de suscripción online apuesta por triplicar su facturación anual dentro de los próximos cinco años, alcanzando así ventas por US$ 4 millones.

 MARÍA PAZ INFANTE

HelloWine -cuyo nombre en inglés significa “hola vino” porque su intención es darle la bienvenida a los consumidores, incentivándolos a optar por este producto de forma más amigable- fue lanzado en el mercado local hace casi tres años de la mano de cuatro emprendedores: Domingo Cruzat, su hermano Matías, Juan Pablo Molina y Felipe Ibáñez. Hoy, este club de vinos, como es definido por sus dueños, cuenta con más de tres mil suscriptores online, que acceden por $10.990 mensuales a una caja de cuatro botellas de tamaño medio (375 cc) con variedades de distintas viñas y diferentes cepas chilenas.

 

Sin embargo, HelloWine aspira a desarrollarse más allá del mercado nacional. Recientemente -y tras varios acercamientos que se gestaron desde el año pasado- un inversionista neozelandés concretó su entrada a la propiedad con el 30% del emprendimiento chileno. Con esta operación, la firma pone un pie fuera de Chile y tiene planeado junto a su nuevo socio comenzar con un plan de internacionalización, especialmente en países como Nueva Zelandia y Australia, aunque recién están evaluando el mercado para definir una estrategia de desarrollo concreta.

 

No es primera vez que el nuevo dueño de prácticamente un tercio de la compañía, Ron Stewart, incursiona en el mundo vitivinícola. De hecho posee New World Wines (NWW), una empresa que se dedica a invertir en el mundo de los vinos. Domingo Cruzat (32), uno de los fundadores de la firma y que antes de embarcarse en este proyecto trabajó varios años en Viña Undurraga, cuenta que Stewart tenía un grupo de viñas en Nueva Zelandia, las que luego vendió al mismo holding que compró la viña Anakena (Accolade Wines). Cruzat comenta que una de las cosas que más le llamó la atención al inversionista neozelandés fue la radical apuesta por el formato de media botella. “Lo comparó con la lata de bebida”, sostiene Cruzat. “Yo creo que el formato de media botella puede ayudar a que tanto en Chile como en cualquier parte del mundo, la gente se acerque más al vino, porque es mucho más amigable”, asegura el ingeniero comercial.

 

El empresario neozelandés afirma que en New World Wines tienen una fuerte pasión por las ventas en línea, el comercio electrónico y la promoción de vinos. “NWW ha sido capaz de traer una visión internacional a HelloWine. Después de ‘conquistar’ Chile, la intención es seguir adelante en Sudamérica y la cuenca del Pacífico”, señala. En ese contexto, espera que a través de su presencia en Nueva Zelandia y sus fuertes lazos con Australia y Asia pueda, junto con HelloWine, expandir las opciones atrayendo estos mercados, convirtiéndose en “el sommelier en línea líder para acortar la brecha entre el vino y los consumidores”.

 

Crecimiento local

 

Solamente en el mercado interno HelloWine cuenta con un agresivo plan de crecimiento. A cinco años pretenden triplicar la facturación, alcanzando ventas por US$ 4 millones y teniendo una cartera de clientes de cerca de 9 mil suscriptores.

 

“Eso solamente en venta local, sin incluir lo que puede ser la internacionalización. A nivel externo estamos viendo, para así armar un plan de negocios afuera”, dice Cruzat.

 

9.000 suscriptores espera tener el club de vinos en cinco años en el mercado local, lo que implica triplicar los 3.000 que tiene actualmente el negocio online .

view-MERCURIO-baja

Deja un Comentario