Sobremesa Vinos

Gustos v/s Convenciones

blog_sobremesa_convenciones

Usualmente, se habla (o tenemos en mente) que un vino blanco va con mariscos, pescados, ensaladas o algo más veraniego (por la temperatura, que no necesariamente es tan fría como pensamos); por otro lado, que los tintos vienen bien con carnes, pastas o algún guiso. El supuesto no deja de ser cierto en algunos casos, pero en otros no y, en muchos otros, realmente da lo mismo.

La verdad es que por donde uno debería partir es viendo, definiendo y probando qué es lo que a uno le gusta. A mí, personalmente, me fascinan los etiquetados como blancos. No hay mejor experiencia que encontrar un buen vino claro y que, además, se adecué a las comidas que a mí me gustan o que frecuentemente acompaño con vinos para momentos distintos.
Las convenciones prefiero dejarlas para los platos del día a día o para los que pueden ser más comunes. ¿Qué quiero decir con esto? Que un habitual arroz con carne me gusta acompañado de un tinto y un clásico puré con pescado me la juego con un blanco sencillo.
La invitación es a descubrir y probar la infinidad de variedades, estilos, valles, años y, finalmente, de vinos que existen en el mercado. Se van a sorprender y, aún más, van a descubrir que pueden comerse una ensalada con un Carmenere o una rica carne roja con un fresco Chardonnay. Algunos pueden creer que es una rareza, pero hoy en día ya no es blanco o tinto como en la época de nuestros abuelos, con todo respeto. Hoy la cosa es Cabernet Sauvignon, Franc, Syrah, Carmenere, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Gris, Chardonnay, Riesling, Viognier, Carignan, Cinsault, Grenache, Mouvedre, País y una infinidad de oportunidades que no merece ser reducida a un simple duopolio.
Todo depende de nosotros, así que a conocer y maridar las comidas con el vino que más te gusta.

Deja un Comentario