Sobremesa Vinos

La evolución de las barricas de madera

blog_sobremesa_barricas

Las barricas y toneles que habitualmente vemos en las bodegas de las viñas son de 225 litros (barrica bordalesa), pero hay algunas de 400 litros y grandes toneles o fudres para guardar más de 5 mil litros de vino. Hoy en día se utilizan para el proceso de crianza del vino, principalmente en los vinos tintos, en algunos blancos como el Chardonnay y otros como el Jerez y el Oporto. Esta moderna práctica permite que el vino madure y logre integrarse, además de estabilizarse, suavizar taninos, fijar color y aumentar la complejidad aromática.

Originalmente fueron utilizadas para transportar vino reemplazando a las ánforas, debido a que éstas eran muy frágiles para llevar el vino de un lugar a otro. Como dato anecdótico: la curvatura de las duelas de las barricas permiten que una sola persona las pueda mover a pesar de su enorme peso.

Los primeros en utilizarlas fueron los Celtas, especializados en la madera, quienes transportaban cerveza en un tronco hueco con tapa que fue evolucionando al actual tonel o barrica. A su vez, algunos antecedentes que datan del siglo V, indican que los romanos trasladaban vino en toneles de madera en ese tiempo.

En 1836 el comercio de vino era todo en barricas, oficializándose ese mismo año la estandarización de lo tamaños: 225 para la bordalesa, 500 para las de Jerez y 550 para las de Oporto.

La madera de Roble de estos recipientes provienen principalmente de Francia y Estados Unidos, y en menos medida de Europa del Este y Rusia, donde crecen al pie delas montañas caucásicas con características similares a los franceses.

Deja un Comentario