Reportaje & Actualidad Vinos

La revolución de los chanchos deslenguados

blog_reportaje_junio-v2

El evento de vinos alternativos y productores independientes ha transformado la escena del vino chileno, aportando diversidad, llegando directo a un público que aprecia el origen y la identidad de cepas como el País o vinos con muy poca intervención. Chanchos Deslenguados es una revolución silenciosa que está cambiando la manera en como bebemos.

Si nos situamos en el contexto internacional, nuestro país tiene el 84% de la superficie total cultivada del mundo de Carmenère y es el mayor productor con 94 millones de litros.

Un racimo de Carmenère del valle de Colchagua. Cada cepa tiene su tipo de hoja y así es posible identificar la variedad.

¿¡Chanchos queeeé!? Eso fue lo que muchos se preguntaron cuando se lanzó la primera versión de la feria Chanchos Deslenguados, evento que pretendía mostrar vinos vernaculares, únicos y desfachatados, completamente distintos a todo lo que se había mostrado en el circuito de ferias nacionales, pero obviamente a una escala menor.

La historia comenzó hace cuatro años en el patio interior del Santo Remedio, uno de los bares más antiguos de la calle Román Díaz en Providencia. Llegaron entre 50 y 60 personas que probaron los vinos de 10 productores independientes.

Sebastián Alvear, el productor del evento, o curador de la muestra, como el mismo se hace llamar, ideó Chanchos Deslenguados junto al viñatero francés Louis-Antonine Luyt ante la ausencia de espacios más informales para probar vinos independientes, esos que no están en las cadenas comerciales y que tienen casi como única fuerza de venta el boca a boca o el contacto directo con los consumidores.

Chanchos Deslenguados fue más allá de la organización y producción de un evento que promociona vinos de productores independientes y con sentido de origen. Se transformó, sin quererlo, en un movimiento underground, con una mirada más amplia y diversa que llamó la atención desde el Círculo de Cronistas Gastronómicos y del Vino y hasta los grandes de la industria de nuestro país.

¿De dónde salieron estos Chanchos?
El origen del nombre es otra divertida anécdota: viene de un descorchador que tiene Alvear en su casa y que la parte de espiral que saca el corcho es una cola de chancho. Un nombre irreverente que va contra la corriente de lo que hasta el momento se había hecho en torno a las muestras públicas de vino.

Los Chanchos, como ya se les conoce en el ambiente, han ido evolucionando sin perder su esencia de espacio alternativo y eso, en el fondo, es lo que les da validez en el circuito. El triángulo, productor, vinos y consumidor se retroalimentan con información de primera mano y fue así como se empezó hablar masivamente de los pipeños y el País.

blog_reportaje_junio-3Hoops de Viña Caviahue, proyecto familiar de cuatro cepas, es el nuevo productor que se presentará en Chanchos Deslenguados en septiembre.

Ese es uno de los grandes méritos de los Chanchos Deslenguados: haber dado un impulso al redescubrimiento del pipeño y nuevas formas de vinificación para la cepa País. El tema ha traído repercusiones y en forma directa o indirecta algunos viñateros han podido cruzar fronteras con sus vinos: Aupa y Maitía están en Brasil, al igual que Cacique Maravilla, que también llegó al mercado brasileño y con otro embarque a una tienda en el Loire, Francia. Los pipeños y huasas de Louis-Antoine Luyt se cotizan en New York gracias Louis Dressner, uno de los importadores de vinos naturales más respetados en Estados Unidos.

De la mano de Chanchos Deslenguados, Monvínic Store en Barcelona, ha destacado a la nueva escena del vino chileno. Varias de las etiquetas que están en el evento santiaguino, forman parte del portafolio de la tienda catalana. “La dirección es la de reencontrar la tradición y buscar la identidad de cada lugar, dentro de la gran diversidad que puede ofrecer un país como Chile”, afirma Monvínic en su página web, que además incorporó una producción audiovisual a su plataforma de internet.

La última versión de Chanchos Deslenguados se hizo en el Patio Bellavista, donde estuvieron 25 pequeños bodegueros y se contabilizaron 445 asistentes. Chanchos #10 ya tiene lista su agenda para septiembre, el puntapié para iniciar las fiestas patrias. Hay que estar atentos a las redes y su página en internet. ¡Evento imperdible!

Aquí una lista con algunos vinos que no pueden faltar en su bodega:

  • Montsecano y Refugio, dos de los mejores Pinot Noir de Chile.
  • Tarambano, la mezcla de Cabernet Sauvignon y Syrah del francés Emeric Montignac.
  • Aupa, un pipeño, también elaborado por un francés, que tiene un porcentaje de Carignan.
  • Tinto de Rulo, mezcla de País y viejas parras de Malbec en Yumbel, región de Bio Bio.
  • Cancha Alegre, un Cinsault de la zona del secano costero en Cauquenes.
  • Cacique Maravilla, un pipeño simple y fresco de parras de más de 200 años en Bio Bio.
  • Hoops de Viña Caviahue, proyecto familiar de cuatro cepas, el nuevo productor que se presentará en Chanchos Deslenguados en septiembre.

1 Comentario

Deja un Comentario