Aprendiendo del Vino Hellowine Sobremesa

Las bondades del Valle más dieciochero, Colchagua

Siegel 2016_016

 

Uno de los valles por excelencia de vinos en Chile es el Valle de Colchagua, después del Valle del Maipo podría decirse que es uno de los valles más prestigioso del sector del Valle Central, que comprende desde Maipo, Cachapoal, Colchagua, Curicó y Maule.  Este valle tiene mucha tradición vitivinícola, donde podemos encontrar importantes exponentes y viñas de nuestro país.

Con respecto a los vinos se puede decir que en su mayoría Colchagua tiene una vocación para vinos tintos, que se lo ha ganado a lo largo de su historia con reconocimientos en reiteradas veces.

Hoy en día sus cepas más destacadas son el Carmenere, Cabernet Sauvignon y el Syrah; siendo su cepa más emblemática o reconocida el Carmenere.  Estos tintos se caracterizan por ser vinos muy concentrados en polifenoles como antocianas (con mucho color), ricos taninos y alto potencial aromático. Esto sobre todo en sus niveles altos de vinos, como los Gran Reserva.

Las características que hacen este valle un lugar excelente para el cultivo de variedades tintas, es su clima cálido durante la temporada de maduración, por ende en los distintos sectores, con ciertas variaciones de temperaturas, oscilaciones según altitud y cercanía con el mar, crean un lugar excelente para la maduración de cepas como el Carmenere (que requiere de una temporada larga y calurosa), el Syrah, típica de sectores mediterráneos y  del Cabernet Sauvignon, de las más plantadas y vendidas en Chile y el mundo.

Por otro lado, además de la vocación tradicional de vinos tintos por excelencia que tiene este valle, también los últimos 5 a 10 años se han encontrado diversas vocaciones que sacan a este valle de lo más “tradicional” y lo llevan a incursionar con cosas muy distintas como Colchagua Costa, con los Sauvignon Blanc y Pinot Noir del sector de Paredones, mezclas tintas o mezclas mediterráneas tipo Cotes du Rhone, como la Grenache, Syrah y Mouvedre, con algunas variaciones.

Todo esto quiere decir que Colchagua no es solo un valle de vinos tintos, sino que tiene muchas facetas, que cada día es más interesante y tiene para todos los gustos.

Deja un Comentario