El Servirsen Gastronomía

Las Celebraciones de la Vida

blog_elservirsen_diciembre

Cuando era un escolar de básica, una de las mejores celebraciones era llegar al tan esperado fin de año y despedir al colegio por un buen tiempo. Después de la ceremonia, en la que por supuesto no te ganabas ni siquiera un candy, íbamos a festejar a un local de comida rápida. Cuando crecimos exigimos algo con más clase y empezamos a ir al Tip y Tap. Así, año tras año podía volver a entrar a ese palacio del churrasco palta y comerlo manchando todo mi uniforme a modo de protesta.

Ahora de grande prefiero los lugares más sencillos, que te dejen ser libre a la hora de pararte arriba de la mesa, cambiar la música o hacer una cascada de piscolas.
Y que sea barato para poder estar haaaarto rato. Un buen ejemplo es el bar Rapa Nui, aunque ya cada vez lo descubre más gente, sigue teniendo ese carácter de pueblo chico en donde siempre te puedes encontrar con comensales que te caen bien y poder disfrutar una o varias de las piscolas “100% pisco” que con escaso cariño y mucho mal genio prepara su dueño don Carlos.

Cuando voy en verano tipo 7 de la tarde y pido la cerveza de litro para compartir me siento el vaquero que se tomaba el jarro de jugo completo del comercial de Caricia.

No voy hace tiempo, pero sé que voy a volver y espero salir de ahí con mucha celebración y papas fritas en el cuerpo.

Bar Rapa Nui. José Manuel Infante 1397, Providencia.

Deja un Comentario