#PreguntasDelVino Aprendiendo del Vino Hellowine

Los errores imperdonables que cometes al tomar vino y espumante

los-errores-imperdonables-que-cometes-al-tomar-vino-y-champan

Se avecinan veladas con la familia política, fiestas elegantes y cenas de empresa, y conviene no beber alcohol como un animal del abrevadero. Estas pistas de protocolo te ayudarán.

Si tu formación enológica es como la de la mayoría y a la hora del brindis no pasas del “arriba, abajo, al centro y pa’ dentro”, no dejarás de ser una bellísima persona, pero, rodeado de extraños, te costará relajarte y demostrarlo. A nadie sobra un poquito de saber estar, una pátina de elegancia, para que, además de ser perfecto en el interior, se note desde fuera, hasta con unas copitas de más.

En ‘The Daily Mail‘ han publicado unos consejos para ir por la vida con paso firme y derrochar elegancia sin gastarte un dineral en trajes. Al invitar a alguien a una copa en casa o al coger la copa de vino o de champán en una celebración formal, recuerda esta pequeña guía para beber alcohol de baja graduación sin ofender.

¿Crees que el vino blanco se sirve recién sacado de la nevera y el tinto a temperatura ambiente? ¿Desde cuándo? Te sacamos del error

Nos explican desde el tabloide británico que, te guste el vino tinto, el rosado o el blanco, llevas bebiéndolos mal toda la vida. Esto es lo que nunca hay que hacer según los sommeliers, aunque casi todo el mundo lo haga.

Beber espumante de una copa de espumante

El tradicional receptáculo alargado y fino para la bebida de burbujas distinguida por excelencia no es en realidad lo mejor, porque está diseñado para mantener las burbujas más tiempo, lo cual es bonito pero contraproducente para el paladar.

Lo mejor en boca (y en nariz) es poder dar vueltas a la bebida en su recipiente y disfrutar los aromas que emana al hacerlo, y para eso una copa alta y estrecha es la peor opción.

Servir a mala temperatura

¿El vino blanco se sirve recién sacado de la nevera y el tinto a temperatura ambiente? ¿Desde cuándo?

Estos expertos recomiendan que el blanco esté entre 10 y 15 grados, mientras que la OCU diferencia los blancos dulces, tipo moscatel o Pedro Ximénez (que hay que tomar a unos 8 grados), de los jóvenes secos (a unos 10) y de los fermentados en barrica (menos fríos, unos 12 grados). En cualquier caso nada de los 4 grados o menos que suele haber en el refrigerador.

En cuanto a los tintos, dicen desde el medio de Reino Unido que los tomemos a una temperatura algo inferior a la ambiente en verano, entre 15 y 21 grados, que en los meses más fríos nos suena casi a meterlo en el microondas (¡no lo hagas, por supuesto!). Desde la OCU cifran lo recomendado en 9 grados para el tinto joven, unos 10 para el rosado, 15 para los tintos crianza y 17 grados máximo, correspondiente a los reserva y gran reserva.

Bonitos ojos, pero lo importante es lo bien que coge la copa. (iStock)

Bonitos ojos, pero lo importante es lo bien que coge la copa. (iStock)

Un truco fácil de recordar y que viene bien consiste en meter los tintos en la nevera 20 minutos antes de abrirlos y hacer lo contrario con los blancos, sacarlos de la nevera unos 20 minutos antes.

Los vinos de burbujas, como el espumante, deben almacenarse y servirse fríos, entre 4 y 10 grados según las dos fuentes.

Coger el vaso… por ahí

Una forma rápida de identificar a quien pone poco cuidado en sus gestos es ver cómo pone toda la mano (o peor, las dos) en el cáliz de la copa.

Esto parece lo más cómodo pero está muy feo y no es baladí: lo que hacemos así es calentar demasiado el caldo y dar al traste con el cuidado que hemos puesto en servirlo a la mejor temperatura para disfrutar de su sabor.

Lo mejor es, como ya dijimos en esta sección de El Confidencial, cogerlo por el fuste (el ‘tallo’ de la flor) con las yemas de los dedos, lo que además de respetar la temperatura evita las antiestéticas huellas de la opción manazas.

Brindar mal

Entendemos que el primer instinto es ir a por la mayor espectacularidad posible. Agarro la copa bien fuerte y busco con la mirada a algún “contrincante” con el que montar un remedo de concierto de Año Nuevo en un plisplás. Que resuene como las campanas de los villancicos, un chinchín, un chimpón y en el peor de los casos un crash contra el suelo.

Decantar el vino sirve para airearlo. Solo quitar el corcho un rato antes no es suficiente para los caldos que han pasado mucho tiempo en la botella

Mejor no, amigo o amiga. Pon un poco de cuidado y fíjate en que las copas choquen con suavidad y por un punto concreto: la parte inferior del cáliz. Si chocamos por la boca de la copa, es más probable que se rompan si vamos sobrados de entusiasmo.

Llenar las copas

Si eres un poco observador, aunque no hayas ido a ninguna cata ni cursillo de enología sabrás que las copas de vino no se llenan hasta arriba como si quisiéramos una experiencia al peso.

¿Sabes por qué se llenan a medias? Como con el decantador, se trata de dejar al vino respirar. Hazlo un poco por debajo de la mitad de la copa y será perfecto.

Remover demasiado

Una cosa es darle unas vueltas y otra marearlo, porque lo último oxidará el vino o el espumante, amargando su sabor.

Evítalo especialmente en los vinos más viejos, porque pierden su bouquet más rápidamente al contacto con el aire. Decántalos solo antes de consumirlos y sin mover demasiado la botella. Recuerda dejar un dedo de líquido en ella, ahí estarán los sedimentos que queríamos separar.

Poco más. Disfruta de los vinos, del marisco de tus seres queridos y pasa las llaves.

Artículo de www.elconfidencial.com

Periodista: Raquel Marquéz

Deja un Comentario