Prensa

Revista ¡HOLA! Reportaje

hola

Revista HOLA!

16 de Octubre 2014

 

HelloWine

El club de vinos de Felipe Ibáñez, Juan Pablo Molina y Domingo y Matías Cruzat.

Hace menos de un año, estos cuatro compañeros de colegio dejaron sus trabajos para emprender y crear el primer club de vinos dirigido a los más jóvenes.

Según Felipe Ibáñez, la mejor manera de acercar el vino a las personas es invitándolos a probar, por eso, Hellowine es un club de vinos que consiste en suscripciones mensuales o anuales. Cada mes, una cuidada y preciosa caja con cuatro botellas de 375cc llega a la puerta de la casa. La gracia es que se pueden elegir los vinos y, otras veces, este equipo propone la mezcla, creando cajas temáticas con la ayuda del enólogo Matías Cruzat.

Son 700 suscriptores los que tiene hoy HelloWine. Pero el camino hasta aquí no ha sido fácil para estos amigos, que dejaron sus trabajos y todas las comodidades que implica ejercer en grandes empresas para apostar por un gran sueño: acercar el vino a la gente joven. El ingeniero comercial Domingo Cruzat , el historiador y fotógrafo Juan Pablo Molina  y el publicista Felipe Ibáñez  idearon un proyecto que fue mutando con el tiempo hasta convertirse en lo que es ahora: un club de vinos que funciona a través de suscripciones, en formato de media botella orientado a la gente joven, que incluye una revista y un preciosa caja mensual, a la que se puede acceder online. Pronto se les unió en esta aventura el enólogo y hermano de Domingo, Matías Cruzat .

Inspirados por la falta de conocimiento que existe sobre la industria vitivinícola en Chile y la disminución en el consumo –en un país que es productor de vinos-, desde el principio el objetivo de los socios fue olvidarse de las formalidades asociadas al vino y acercarlo a la gente, hacerlo amigable y simple… “Sencillamente, disfrutarlo”, dicen.

“Como trabajé cinco años en una  viña (la familia de mi mamá es dueña de la Viña Undurraga), me sorprendía que mis amigos, gente culta e informada, me llamaran cuando tenían que comprar un vino porque no tenían idea qué llevar a su casa. Por otra parte, había leído un estudio que dice que la tendencia del consumo está cayendo mucho, en particular entre los jóvenes. Basados en esa realidad, y con el bichito de emprender con amigos, los invité a armar este proyecto”, cuenta Domingo.

 

¿Qué los motivó a crear HelloWine?

Felipe: “En mi caso, el proyecto me fascinó porque sin ser un experto me gustó el desafío de acercar el vino a las nuevas generaciones porque el resultado final me tenía que convencer a mí. Juan Pablo y yo éramos el público objetivo. Qué ganas de que el vino deje de ser tan sofisticado, exclusivo, tan de domingo y un gusto para pocos. Qué ganas de aumentar la cultura del vino, saber un poco más y aumentar el consumo, descorchando. Para mí fue un mundo nuevo por conocer. No te puedo negar que me impactaba la falta de información, y eso me inspiró mucho”.

Domingo: “A pesar de venir de una familia ligada históricamente al vino, nunca me interesó porque me parecía anticuado. Esa fue mi verdadera inspiración”.

 

¿Y cuál es su relación cotidiana con el vino?

Juan Pablo: “En mi casa siempre ha sido un tema, igual que la cocina. Me gustaba como a cualquier persona. Sin embargo, y gracias a este proyecto, esa cotidianeidad se ha convertido en una pasión”.

Matías: “Mi caso es diferente, es evidente que es lo mío, soy enólogo y coleccionista”.

 

¿Cómo se acerca el vino a los más jóvenes?

Matías: “Dejando los mitos de que el vino es formal y complejo de lado y probando de todo”.

Juan Pablo: “Cambiando los códigos al hablar de vino, promoviéndolo como una bebida que es buena compañera”.

 

Domingo: “Somos de la teoría de que es muy difícil captar la atención del consumidor si es que no se hace desde la experiencia, probar, vivirlo. Por eso tenemos la media botella, que es un formato mas amigable que invita a probar. En segundo lugar, volver a lo simple y básico. Si bien la industria se ha enriquecido con múltiples terroir y nuevos tipos enológicos, creíamos necesario que la oferta volviera a lo simple, con menos adorno. En tercer lugar, es muy necesario contar con las redes sociales, que es donde está mucho de nuestro público”.

 

Felipe: “Creemos que se puede volver a lo básico, conectar con los gustos comunes. Por eso, tenemos una revista que propone, por ejemplo, canciones para cada vino, un panorama y un buen plato, que propone la chef Virginia Demaria”.

 

¿En quiénes pensaban mientras creaban el proyecto?

Domingo: “En un joven recién egresado, profesional y capaz, pero que es ignorante en vinos. Puede ser muy culto pero no saber qué hacer frente a una góndola de vinos. En un país vitivinícola… En chile se consumen 12 litros per cápita; en argentina, 20, y en Francia, más de 50. Estamos a años luz, hay que generar un vínculo emocional con los jóvenes, en su idioma”.

 

 

“EL VINO INVITA A CONVERSAR”

Además de los socios fundadores, HelloWine cuenta con un equipo de colaboradores y embajadores que representan a su público, que definen como “irreverente, relajado y sencillo”. Sofía Heiremans, el editor de la revista Salú, Martín de Mussy, y la actriz Juanita Ringeling están dentro del club. “Son personas normales que disfrutan de un rico vino en cualquier momento. En el fondo, llevando este mundo a algo cotidiano lo haces más divertido”, explica Felipe tras comentar que uno de los últimos embajadores en incorporarse fue el comediante Rodrigo Salinas. “Un personaje que no pareciera ser fanático del vino, pero que le da un toque inesperado al club”, asegura.

 

¿Cuál es -para ustedes-  el mejor panorama en torno al vino?

 

Domingo: “Yo soy muy de aire libre, nada más rico que un asado o un panorama con amigos. En vez de abrir una cerveza, un vino que no sea tan complejo. Desde pipeño o pinot noir hasta cosas más sofisticadas”.

Felipe: “Más allá del contexto, lo que más disfruto del vino es que invita a la conversación. Se crean grandes momentos para hablar de la vida, es cálido, distinto a otras bebidas”.

 

AMISTAD Y TRABAJO

Los cuatro socios fundadores de este club son amigos desde hace años. Fueron compañeros de colegio en el Tabancura y hoy, además de ser socios de lunes a viernes, son grandes amigos, de juntarse los fines de semana. Y se nota la complicidad entre ellos

 

¿Es difícil trabajar con amigos?

Felipe: “Para nada, es muy enriquecedor. Y estamos todos tan comprometidos con esto que el trabajo se hace muy agradable”.

 

¿Son más o menos amigos que cuando empezaron?

Domingo: “Mucho más. Aunque cuando hay que ponerse serios, lo hacemos sin problemas”.

¿Ha sido difícil este emprendimiento en lo personal?

 

Domingo: “Dejamos nuestros trabajos con buenos sueldos a los que te acostumbras. Desde ese punto de vista, claro, pero estamos completamente comprometidos con esto. Para que funcione hay que hacer esfuerzos. Ya no hay horarios y hacemos de todo, desde ordenar las bodegas si es necesario. Todos hacemos de todo”.

Felipe: “Domingo y Juan Pablo se casan en poco tiempo, y este es un emprendimiento en el que damos la vida, nuestro futuro y estamos dejando todo en la cancha. Nos hemos dado cuenta de que una de las claves del éxito es comprometerse al ciento por ciento. Los frutos vendrán después”.

 

¿Ha valido la pena el esfuerzo?

Felipe:  “Completamente”.

 

 

LECTURAS Y LLAMADOS:

“No somos formales. Nos reímos un poco del vino. Esto no se trata de tomar el vino con el dedo parado, queremos reírnos también de la industria, donde todos cabemos”, dice Felipe

Hoy, HelloWine tiene 15 viñas asociadas, desde las más grandes y tradicionales hasta otras más boutique

“Gracias a la nueva ley de tolerancia cero, la gente en un restaurante ya no pide la  botella grande y hemos comprobado que los restaurantes han incorporado medias botellas en sus cartas y hay más demanda. Es una oportunidad para las viñas también”, asegura Domingo

“Creemos que mientras menos pospongas el hecho de abrir una botella de vino un día cualquiera en tu casa, aumenta el consumo per cápita. Ya no tienes que esperar el fin de semana para abrir un vino con la comida. Queremos crear un hábito”, dice Felipe Ibáñez.

Fuente: Revista HOLA!
 16 de Octubre 2014

Deja un Comentario