Hellowine Reportaje & Actualidad Vinos

Vinos + Celebraciones, el engranaje perfecto ¡Se armó!

_DSC2650 (1)

El vino siempre ha sido parte de nuestra vida y de nuestra historia, pero donde ha estado siempre sin ninguna inasistencia, es en las celebraciones. Es el piérdete una de los cumpleaños, los aniversarios y los matri, por eso lo queremos tanto y somos vinitolovers.

Cada vez que celebramos algún acontecimiento, hay traguito presente, aun cuando hay personas embarazadas o niños, es parte del ADN chileno. El alcohol siempre está ahí para entregarnos endorfinas y hacer de nosotros personas más felices por un momento. De todas formas les recomendamos siempre tomar con moderación.

El vino es uno de los brebajes más consumidos a nivel mundial y desde hace siglos ha estado presente en grandes celebraciones de la humanidad, desde nombramientos de grandes césares en la época de los romanos, en donde el vino si bien no era el mismo que tomamos hoy en cuanto a estándares de calidad, era vino igual al estar elaborado con uvas y fermentación. ¿Y qué me dicen de la Edad Media? Los grandes festines para celebrar el casorio de algún lord o el triunfo de una batalla, eran momentos en donde en vez de botellas, se organizaban barriles de vinos para todo el pueblo. Es más, hojeando hechos históricos en Chile, si nos remontamos a la época de la Independencia, existen escritos que avalan la presencia de vinos Asoleados y Chacolí en la celebración de la primera victoria de los Patriotas en contra de los Realistas en la Batalla de Chacabuco en 1817, vino y productos locales fueron los protagonistas, y la resaca ¡memorable!

¡Salú!

El vino como producto propiamente tal también tiene un listado importante de fechas que lo festejan, desde la cosecha de la uva, organizando fiestas de vendimias abiertas al público, celebraciones de ferias de vinos, desde pequeños productores como MOVI, Chanchos Deslenguados o por Región, hasta las grandes ferias a nivel mundial, en donde están presentes viñedos de todo el planeta en un solo lugar, y todo con un propósito en común (además de hacer negocios) es festejar el maravilloso vino en nuestra existencia, porque al fin y al cabo, vamos a esas reuniones no para mirar la etiqueta, sino para deleitarnos con sus aromas y sabores.

Las celebraciones son casi incompletas sin la presencia de vino y debemos a él muchas alegrías, risas, malas y buenas decisiones. Sobre todo ¡mucha conversación!

Dependiendo de la ocasión es el estilo que se elige, por ejemplo, ahora que las fiestas patrias pasaron, si usted analiza el consumo de vino tinto, verá que es mucho más importante que el vino blanco. No vamos a contar los vasos o botellas que cada uno consumió, pero lo más probable es que el rojo se lleva los honores, además, ¿Cuándo se ha visto un maridaje de una empanada de pino con un Sauvignon Blanc? Si nos asomamos al panorama de Semana Santa, mucha gente al estar mentalizada con la fecha y además de estar prohibido (para algunos) el consumo de carnes rojas para no cometer pecado, las personas tienden a liquidar las pescaderías nacionales, y es tal la manera automática en que actúa nuestra mente en maridajes, que lógicamente optaremos por vinos blancos como compañeros de ese pescado a la plancha, y al igual en el caso de la empanada, ¿Cuándo se ha visto un ceviche maridado con un Cabernet Sauvignon?, aunque en gustos no hay nada escrito.

Es importante saber qué vino te acompañará en una celebración específica y antes de crear ese evento en redes sociales, ¿Elegimos el vino antes del menú o al revés? Si crees que ya eres más que un principiante, te desafiamos a armar el menú en torno a un vino; es más personal y te motiva a echar a volar la imaginación creando diferentes maridajes con solo probar el vino.

Otro detalle importante, por favor piensen en todos sus invitados, los que aman el tinto y también en los que prefieren el blanco. Además, un consejo que les podemos dar es que el espumante como bienvenida es siempre una buena idea, no se sabe por qué, pero si una persona es recibida con una copa de burbujas ¡la sonrisa es inmediata! ¡Ah! y si hay niños (muy probable) existe jugo de uvas, así más allá de educarlos sobre el vino, se incluyen en el festín.

Ya saben, las celebraciones son lo mejor de nuestras vidas, seamos fiel a nuestra historia y nunca dejemos de invitar a nuestro queridísimo vinito. Salú!

 

 

 

Deja un Comentario