Hellowine Reportaje & Actualidad

Tiki tiki ti, el vino y septiembre llegaron aquí

shutterstock_703979599

Todos somos buenos pal vino y este 18 sobre todo, pero tranquilos que si tienen HelloWine, nunca dirán se me acabó el vino ¡Ayayai!

Nos planificamos todo el año para este mes de la patria que nos encanta. Cuando ni siquiera nos recuperamos del trasnoche de la fiesta del año nuevo, ya contamos los días para el honorado 18 de septiembre. Nuestro año se construye en base a este feriado y es festejado por todos los que viven en territorio nacional y chilenos que viven en el extranjero, siempre con mucha comida y vino por supuesto. Este 2020 no sabemos qué nos prepara esta contingencia a nivel mundial, pero eso no será un obstáculo para que algunos lo celebremos aunque sea solitos en casa, ¡tiki tiki ti!

Septiembre parte con la primera patita de cueca homenajeando el Día Nacional del Vino chileno, el cual se celebra el 4 de septiembre (por si aún no lo sabías, anótalo en tu calendario). Hay varios winelovers que no saben de este acontecimiento y es porque solo lleva 5 años en vigencia. ¿Por qué el 4 de septiembre y no el 18 por ejemplo? Bueno, hay que retroceder 475 años, cuando Pedro de Valdivia, el conquistador, le envía una carta al monarca en España solicitando vides para plantar en nuevo territorio español. El vino no podía faltar dado a que además de ser primordial en la dieta de los españoles, era indispensable para la evangelización. La fecha que llevaba la carta era el 4 de septiembre de 1545, a partir de ese antecedente, se decide establecer el Día Nacional del Vino en Chile. Esto ocurre tras la petición de un grupo de 15 entidades relacionadas con el rubro del vino, por mencionar algunos ejemplos: Asociación de Vinos de Chile, Enoturismo Chile, entre otros. El 4 de septiembre del 2015, en la Viña Cousiño Macul, ubicada en la comuna de Peñalolén en Santiago, durante el gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet, se firma el tan anhelado decreto para celebrar y homenajear uno de nuestros productos emblemáticos y más representativos del país. 

¿Qué se celebra el 18 de septiembre? Es un hecho que muchos chilenos aún no aciertan con una respuesta correcta. La historia de Chile, específicamente la época de la Independencia, está llena de antecedentes, batallas, personajes históricos, que, si bien es información que aprendimos en el colegio, se nos olvida rápidamente. 

En una pincelada: Con la llegada de los españoles a territorio chileno en el siglo XVI, el país estuvo bajo el dominio de la corona española. Lo que decía el rey, sentado en su trono al otro lado del océano Atlántico, era ley en Chile. Con el arribo de los primeros conquistadores hasta el siglo XVIII ocurrieron muchos enfrentamientos entre los españoles y los mapuches principalmente, buscando el sometimiento de estos. El país lentamente comenzaba a tener un desarrollo españolizado. Durante la segunda mitad del siglo XVIII, comienzan a aparecer ideas de independencia clandestinamente, gracias a personajes que traen textos escondidos desde Europa. Escritos inspirados en el periodo de la Ilustración, en donde hechos como la inquisición, abogar por la tolerancia y cuestionamiento de la jerarquía social, eran expuestos. Obviamente esto no agrada a la corona española. Con el tiempo y el crecimiento del descontento de los criollos en Chile, comienza a engordar esta idea de liberarse de España. El monopolio, falta de abastecimiento de insumos en el país, contrabando y mal manejo de la economía ayudan a alimentar este propósito. 

Un hecho clave fue cuando Napoleón encarcela al rey de España en 1808 y Chile queda sin cabeza. Mientras en el resto de Latinoamérica de a poco se desintegraban las colonias españolas, en Santiago el 18 de septiembre de 1810, por presión de los criollos, se realiza al fin la primera junta nacional de gobierno, que en el fondo era una reunión entre personajes que representaban al pueblo. No fue una reunión en donde Chile se independiza de España, sino una junta en donde se reafirma la lealtad al rey (que está preso). En otras palabras, le cuidan el puesto al rey. Este es uno de los primeros pasos para lograr nuestra independencia. 

Los problemas a nivel país siguen, sumado a la ambición de diferentes personajes tratando de dar con el poder absoluto, así nos encontramos con José Miguel Carrera, quien se encarga de marcar la historia con el primer golpe de estado de nuestro país a tan solo un año de la primera Junta de Gobierno (18 septiembre, fecha que nosotros celebramos). Van a pasar 7 años más después de eso, decenas de batallas, exilios, incertidumbre, espionajes, para que al fin el 1 de enero de 1818 tras la batalla de Maipú, se declare la real emancipación de la corona española a través de un acta, la cual es oficialmente jurada el 12 de febrero de 1818

O sea, si miramos los hechos y fechas, deberíamos estar celebrando las fiestas patrias el 12 de febrero de cada año. Sería un inicio de calendario bastante intenso, pero por tradición, al final siempre hemos declarado el 18 de septiembre como número rojo en la agenda, lo cual nos da tiempo para planificar y prepararnos para tan épica celebración.

¿Qué sucede durante las fiestas patrias?

¡Muchas cosas! Es una instancia donde uno se conecta con el espíritu patriota y lo contagia a aquellos que no lo conocen. Se huele el asado por doquier, música bailable, en donde la cueca y las cumbias son protagonistas. El menú se basa en carne asada, generalmente anticuchos y aquí podemos preparar un sinfín de recetas, hasta hermosos abanicos de vegetales y frutas para todos los gustos. Empanadas de diversos estilos, desde las clásicas de pino hasta las veganas. Además no olvidemos a nuestro reponedor mote con huesillos, favorito de miles durante esta fecha. 

¿Con qué quitar la sed?

El protagonista es definitivamente el vino, en todos sus formatos. Antiguamente (volviendo a la época a priori independencia), se elaboraba un sencillo vino con métodos campestres y todo muy manual. La Chicha en Chile era (antes del arribo de los españoles) un brebaje hecho de maíz o trigo principalmente. Después, con la introducción de las parras a territorio nacional, se comenzó a elaborar con uvas. La Chicha la podemos encontrar en diferentes estilos, dependiendo del lugar de origen en Chile. Una de las más conocidas, proviene de la zona central, en donde se hace por lo general de Uva Moscatel. Hoy en día podemos encontrar chicha de uva en 2 estilos: cruda y cocida. La versión cruda es hecha con jugo de uva fermentado parcialmente. Esto resulta en un bajo contenido alcohólico y queda dulcecita. Es la chicha que se toma en época de vendimia. Por otro lado, la chica cocida, es aquella que vemos en la mesa pal 18 de septiembre y tiene un proceso un poco más complejo e incluye guarda en barricas grandes o tinajas selladas con barro. 

El Pipeño es otro infaltable durante las fiestas patrias y se obtiene principalmente a partir de uva país u otras cepas patrimoniales como la Cinsault o el Moscatel. Las uvas se asolean parcialmente, y la fermentación alcohólica es corta lo cual hace que mantenga un rico dulzor al final. El nombre de este conocido brebaje se debe porque los campesinos le llamaban así por los recipientes en donde se guarda el mosto, “Pipas”. Más de alguno recordará este nombre por las conocidas  “Pipas de Einstein” donde según varios, venden el mejor Pipeño de Chile. Esta maravilla siempre ha sido consumida, pero más en el campo y saltó al estrellato por ser el ingrediente principal del famoso cóctel llamado Terremoto. Este se sirve en un vaso de 400cc, primero se echa helado de piña, se rellena con Pipeño Blanco y a gusto puede terminar la obra maestra con un chorrito de Fernet o Granadina. Si bien su creación tiene diferentes versiones, muchos coinciden en que fue justo después del gran terremoto de la región de Valparaíso en 1985. Beber un Terremoto es necesario y dos solo para valientes. Si prefieres una dosis más pequeña, puedes optar por un temblor. Ya ven ¡hay muchas opciones! y lo mejor que todo se puede hacer en casa y bien acompañado por si los tiempos no nos acompañan debido a la contingencia. 

Salú! No olviden pasar las llaves si van a salir o quedarse en casita si van a tomar.

Deja un Comentario