Gastronomía Hellowine Recetas

Tortilla de zanahoria

vlm_mar02-tortilla02

2-4 personas •  30 minutos

  • 3 zanahorias grandes
  • 4 huevos
  • ½ pote de yogur natural
  • 1 cebollín
  • 1 trozo de jengibre fresco, del tamaño de un pulgar
  • ½ cucharadita de curry
  • cilantro fresco

Pela el jengibre raspando la piel con una cuchara chica. Pícalo bien fino y pica también el cebollín, incluyendo parte del tallo verde.

Calienta un sartén chico a fuego medio con un poco de aceite de oliva. Saltea el jengibre con el cebollín por alrededor de 3 minutos, apaga el fuego y deja reposar.

Separa los huevos: deja caer las claras en un bol grande y las yemas en otro bol más o menos del mismo tamaño. En el bol de las yemas agrega el yogur, el curry y unas 3 pizcas de sal. Mezcla bien con un tenedor, hasta dejar una crema homogénea y déjalo a mano.

Pela las zanahorias y rállalas usando la parte fina del rallador. Echa todo dentro del bol con las yemas. Agrega el salteado de cebollín y jengibre, e incorpora bien todo hasta dejar una mezcla pareja.

Bate las claras a nieve, esto es, que queden como una espuma bien firme. Usa una batidora eléctrica para un resultado mejor y más rápido.

Si no tienes una a mano, usa un batidor de alambre y con paciencia ponte a agitar el brazo con movimientos envolventes, de modo que le entre mucho aire al batido (no aprietes mucho el mango del batidor con la mano, así cansa menos).

Echa la nieve dentro del otro bol y usando una espátula de goma comienza a incorporar todo, pero con movimientos muy suave y envolventes, para no aprisionar la espuma.

Una vez que la mezcla se vea pareja y que no hayan concentraciones aisladas de clara, calienta un sartén antiadherente de 20 a 25 cm de diámetro a fuego medio y con una cucharada de aceite de oliva.

Deja calentar por un par de minutos y luego echa la mezcla espumosa, cuidando de no rebalsar el sartén (quizás te sobre un poco de mezcla en el bol).

Deja calentar por alrededor de 7 minutos. Cuando el reloj marque 5 minutos, mete la misma espátula por los bordes, separando levemente la tortilla.

Cumplido el tiempo viene la gran proeza, pero no temas. Pon sobre el sartén un plato plano y de mayor diámetro que éste. Extiende con firmeza la palma de tu mano sobre el plato y con un movimiento veloz haz el giro de 180 grados.

Levanta el sartén. Si vez que la tortilla está un poco deforme, no te preocupes: con la espátula vuelve a darle forma y luego déjala caer sobre el sartén. Ajusta los bordes, metiendo nuevamente la espátula por alrededor de toda la circunferencia.

Vuelve a cocer por 7 minutos más, apaga el fuego y da vuelta la tortilla sobre una fuente limpia. Sirve con unas hojas de cilantro fresco y unas buenas pizcas de sal de mar. Un arroz blanco puede ser un buen compañero.

 

Deja un Comentario